¿CUÁNTO CUESTA UNA MARCA? El precio de la identificación y la diferenciación

Comenzamos 2019 con fuerza y valentía, la suficiente para arrancar el blog este año respondiendo a una pregunta frecuente y controvertida, ¿cuánto cuesta una marca?, más concretamente ¿cuánto cuesta crear (diseñar) una marca?

En el 90% de las ocasiones que una nueva empresa se pone en contacto con la agencia para solicitar crear su marca, el centro de la conversación suele ser ¿cuánto va a costar diseñar un logotipo? Obviando el hecho de la escueta información que se presta y tras una inhalación de aire la respuesta es ¿qué necesitas? La persona que llama o escribe se refiere únicamente a la parte visual, a la marca gráfica, no a la marca como ente capaz de provocar percepciones y sentimientos, eso se irá construyendo con el paso del tiempo y las acciones del día a día.

Generalmente cuando se comienza un proyecto empresarial hay un plan de negocio detrás, unos valores y una forma de hacer propia, eso es lo que hay que procurar reflejar luego en la marca gráfica, de ahí la pregunta ¿qué necesitas? Es decir, adónde quieres llegar para que yo sepa qué vehículo construir. 

*Nota aclaratoria: una marca gráfica jamás es reflejo de lo que la empresa es, sí que se carga de lo que esta hace para con el tiempo ser un gatillo que despierta en nosotros el conocimiento y experiencia que tenemos sobre ella. Por lo tanto no pretendamos meterle elementos o adornos obvios o burdos para que quede claro qué hace la empresa.

Dicho lo anterior voy a tratar de arrojar un poco de luz sobre el coste de creación de una marca gráfica. Para entender el coste primero hay que conocer el proceso de creación de la marca:

  1. Briefing inicial con toda la información del proyecto, qué es, qué hace, de dónde viene, quién lo forma, qué lo distingue, qué aporta a las personas, todo, todo lo que se pueda decir. En esta parte también entra el conocer las necesidades prácticas de la marca, es decir, dónde se aplicará, cuáles serán sus principales soportes de comunicación. El fin es conocer al dedillo el proyecto y entenderlo.
  2. Investigación del sector y de la competencia, tanto en lo bueno como en lo malo. Análisis también de sectores similares o paralelos que puedan tener puntos en común. El fin es conocer el contexto marcario y el escenario donde se moverá la marca a crear, se tratar de conocer el lugar actual y futuro donde actuará la marca.
  3. Proceso de diseño, pruebas y ensayos para dar con la forma que mejor funcione para alcanzar los objetivos de la empresa. En este proceso los gustos personales y las modas de cualquiera de las partes quedan a un lado porque el fin es obtener una marca de alta calidad gráfica que funcione como herramienta de comunicación.
  4. Aceptación de la marca gráfica e inicio del diseño de todas las aplicaciones corporativas que se hubiesen enumerado y también las que no: papelería, rotulaciones, señalética, páginas web, apps, presentaciones, catálogos, productos publicitarios, uniformes… Infinidad de soportes y opciones, cada una con sus características de material, técnicas de producción y tiempos. 
  5. Aceptación de cada pieza corporativa y paso a producción con la correspondiente gestión de proveedores y ejecución.

Independientemente del caché de la agencia o persona a la que se encarga el proyecto que ya marcará su «bajada de bandera» el proceso puede variar  entre unos y otros pero la base va a ser la misma, el trabajo es minucioso y lleva horas de análisis e investigación, más luego la ejecución de cada pieza necesaria, a más piezas y más complejas más tiempo por lo tanto mayor coste.

Así el presupuesto necesario para crear la marca gráfica cuya vital útil es muy larga e incluso infinita si gráficamente está bien construida lo determina la complejidad del proyecto, no la facilidad con la que se perciba que se realiza el trabajo. Quien esperase una cifra exacta sobre el coste de crear una marca lo siento, no la puedo dar puesto que cada caso debe de ser evaluado en sus circunstancias y ámbito.

Lo que me gustaría sería poner en valor todo el trabajo que hay detrás de un logotipo o de un símbolo junto a su sistema marcario para identificar y distinguir a la empresa. Hacer que ese elemento sea una firma reconocible de calidad, de confianza y transformarlo en una herramienta de comunicación que bien gestionada dure más que la propia empresa.

 


Imagen de cabecera suelo de «castaño» gallego en invierno

Escribir comentario