¿Cómo se crea una marca? Resolución de dudas y miedos ante la creación de una marca

La emoción de comenzar algo nuevo como la construcción de una casa, la compra de un coche de segunda mano o el diseño de una marca tropieza con el miedo al proceso o a no dejarlo en las manos adecuadas.

Este miedo lo vemos a veces entre las personas y empresas que acuden a Sígaris para crear sus marcas. Les invaden un montón de dudas: cuál es el proceso de trabajo, cuánto tiempo puede llevar, a quién pertenece la marca una vez terminada o qué pasa si la propuesta no les gusta. Ni que fuéramos albañiles.

Broma aparte, esta última duda, qué pasa si no gusta la propuesta, es la más común porque no hay más garantías que las referencias que pueda tener la empresa acerca del profesional de diseño y su portfolio de trabajos. Cada proyecto es distinto y no sirve eso de quiero una marca como la que hiciste para la empresa X porque no se trata de una cadena de fabricación de cocinas. 

Para acabar con la pregunta y el miedo a si gustarán o no las propuestas son precisas dos cosas:

  • información, toda la que pueda aportar la empresa y la que pedirá el profesional de diseño,
  • la investigación que hará él mismo.

El diseñador es un traductor visual. Coge toda esa información y la interpreta para darle la forma que la empresa necesita. Va tomando decisiones paso a paso, primero estratégica, es decir qué necesidades tiene la empresa en cuanto a marca: los objetivos de la empresa y los mercados donde actúa, sin olvidar el público objetivo, el nivel de distinción que precisa, el tipo de marca que debe tener y los soportes donde se aplicará.

Respondidas cada una de estas preguntas se tiene un mapa para ir conformando visualmente la marca, lo cual supone: proceso de naming si es necesario, análisis del mismo si ya viene dado para comprobar si adecuado y registrable, tipología de marca, forma, tipografía, colores, sistema de marca,… Se va desarrollando todo el universo marcario para identificar y distinguir a la empresa.

Todo este proceso ya da respuesta a otra de las preguntas habituales: cuánto tiempo lleva crear una marca. Como cabe esperar no es de hoy para mañana, ni se ejecuta del tirón tras una única reunión. La creación de marca se divide en distintos pasos que la empresa debe ir verificando para pasar al siguiente por lo que también influye su disponibilidad y lo que tarde en tomar cada decisión.

El proceso de trabajo resumido sería:

  1. Elaboración del briefing con toda la información.
  2. Investigación.
  3. Análisis de la información y el proyecto en concreto.
  4. Proceso de naming o diseño.
  5. Presentación de propuestas.
  6. Aceptación o adaptaciones.
  7. Finalización del diseño y elaboración del manual de identidad.
  8. Diseño de aplicaciones de marca.
  9. Implantación y puesta en marcha de la marca.

 

La marca una vez diseñada pasa a ser de la empresa para que haga uso de ella según las pautas indicadas en el manual de identidad. 

Otro punto que genera dudas es el número de propuestas. Aquí ni los mismos estudios o diseñadores nos ponemos de acuerdo, hay quienes dan una única propuesta y otros dan dos o tres. Depende del modelo de trabajo de cada uno y de su filosofía. Ambas opciones son correctas y pocas veces suficientes para el cliente que espera tener decenas de opciones sobre la mesa por si alguna “no le gusta”. Aunque sea repetirse, es importante volver a decir que una marca no obedece a los gustos personales de un diseñador sino a sus conocimientos.

He ahí el quid de la cuestión: el imaginario, los conocimientos y la experiencia que tenga el profesional de branding, desde el significado psicológico, conocimiento de mercados, hasta el conocimiento de materiales son las claves y garantías de una buena elección para diseñar tu marca.

El diseño de marcas no es una ciencia exacta pero sí está avalado por conocimiento. Es muy difícil que un logo dé al traste con una empresa si esta hace bien su trabajo, trata bien a sus clientes y goza de buena reputación. Simplemente cojeará en el plano visual e igual se vea limitada a la hora de ejecutar algunas acciones porque su marca no tiene la calidad suficiente.

Moraleja: confía en tu diseñador, dale toda la información que te pida para que dé forma visual  a tu empresa.


Imagen de cabecera fragmento de sarcófago de la esposa del dios Ankhnesneferibra, Museo Británico, Londres.

Escribir comentario