AUDITORÍA DE MARCA Chequeo a fondo de funcionalidad y eficacia de la marca


Imagen de cabecera suelo de otoño en A Coruña año 2018.

La auditoría de marca es un análisis de su situación en el plano intangible como ente y en el tangible. Identifica cómo funciona, cómo es vista y percibida por las personas y el lugar que ocupa respecto al resto de agentes de su entorno entre ellos la competencia.

Se trata de una revisión a fondo para averiguar si cumple las funciones básicas de identificación y diferenciación de la empresa y luego si resulta ser un activo de valor para ella que le aporte reputación, notoriedad, actividad y beneficios.

 

¿Cuándo auditar la marca?

El branding es el encargado de gestionar la marca como ese activo pero necesita unos buenos mimbres para ello. Partimos de que la marca requiere un mantenimiento continuo y mimo pero cuando una empresa ya está en marcha y percibe que su marca no pasa de ser un dibujo en la cabecera de sus presupuestos y facturas que no le sirve para alcanzar nuevos mercados, clientes o lanzar productos o servicios hay que averiguar en qué está fallando a través de la auditoría.

 

¿Qué detecta la auditoría de marca?

Identifica los puntos débiles de la marca:

  • la funcionalidad gráfica y comunicativa,
  • la coherencia en su lenguaje y apariencia,
  • la coherencia entre todos sus elementos, 
  • la percepción que se tiene de ella.

 

¿Qué se analiza en la auditoría de marca?

Respecto a la marca misma:

  • la marca gráfica, su calidad gráfica, si es funcional y aplicable en cada mensaje y soporte,
  • el lenguaje verbal, mensajes clave, tono de comunicación y estilo de vocabulario,
  • el lenguaje visual, tipo de recursos visuales como fotografías, imágenes, gráficos…
  • el sistema de marca, el modo de extensión de los elementos de la marca como colores, tipografías, estilo visual, en todas las aplicaciones,
  • medios y soportes de comunicación, cuáles usa, conveniencia o no de ellos respecto a los públicos y el mensaje que se quiere transmitir.

Respecto a agentes externos:

  • el sector al que pertenece la empresa, tendencias, hacia dónde va,
  • el entorno en el que actúa y se mueve, si es físico, digital o ambos,
  • la competencia del mismo sector este en mejor situación o no,
  • la competencia alrededor de su entorno.

 

¿Qué puede determinar la auditoría de marca?

La auditoría sacará la situación del entorno, dónde está la empresa y dónde debería de estar. En función del desfase que haya entre lo real y lo deseable las acciones que se determinen serán más drásticas o menos: 

  • un ajustes gráfico para hacer la marca funcional y que se corresponda con el entorno donde quiere actuar, 
  • una extensión de marca para acoger nuevo producto o servicio, 
  • un cambio de estrategia de medios y soportes para alcanzar a los públicos, 
  • un nuevo mensaje clave de la empresa, 
  • un cambio de estrategia de marca.

 

Se trata de un proceso relativamente largo y que supone un esfuerzo por parte de la empresa principalmente este proceso se vive como un ejercicio de autoevaluación en el que se replantea y se pone en entredicho todo.

La auditoría termina con las dudas, encuentra y soluciona los puntos clave para hacer de la marca ese activo del que hablaba, una herramienta de trabajo y un seguro hacia las personas que escogen a la empresa.

Publicaciones relacionadas

Escribir comentario